9 ago. 2008


Pero todo acabó, ya nada quedó. Y, como en aquel cuento un enorme dragon nos robo el corazon. ¡Por favor, dónde estas! Tú eres mi otra mitad, y como en algún cuento yo sé que algún día tu regresarás. Algún dia regresarás, regresarás.