23 dic. 2008


Si tú no vuelves, mi voluntad será pequeña; me quedaré aquí junto a mil perros viendo el horizonte. Si tu no vuelves no quedará mas que desiertos, escucharé por si algún latido en esta tierra; que era tan serena cuando me querías. Había un perfume fresco que yo respiraba, era tan bonita, era así de grande, no tenía fin.

No hay comentarios: