25 dic. 2008

A tí, ya no te queda nada; pero a mí me queda este síndrome incurable de quererte tanto.

No hay comentarios: