30 abr. 2009

Cuantas promesas se van con el tiempo hoy yo me ahogo en un mar de recuerdos yo construía un castillo de sueños que pronto se derrumbó. Cuando te vi en aquel bosque encantado un duende dijo que tú eras mi príncipe azul; y como si fuera por arte de magia llenaste mis días de luz...
Pero todo acabó,
ya nada quedo entre los dos; porque como en un cuento un enorme dragón nos robó el corazón por favor donde estás, tu eres mi otra mitad. Siempre he estado esperando, yo sé que algún día regresarásalgún día regresarás.

No hay comentarios: