25 abr. 2009


Te regalo mi cintura y mis labios para cuando quieras besar; te regalo mi locura y las pocas neuronas que quedan ya; mis zapatos desteñidos el diario en el que escribo. Te doy hasta mis suspiros, pero no te vayas más.
Porque eres tú mi sol, la fe con que vivo, la potencia de mi voz, los pies con que camino; eres tú amor mis ganas de reír, el adiós que no sabré decir porque nunca podre vivir sin ti. Si algún día decidieras alejarte nuevamente de aquí; cerraría cada puerta para que nunca pudieras salir.
Te regalo mis silencios, te regalo mi nariz. Yo te doy hasta mis huesos, pero quedate aquí. Porque eres tu mi sol, la fe con que vivo, la potencia de mi voz, los pies con que camino
eres tu amor, mis ganas de reír y El adiós que no sabré decir porque nunca podre vivir sin ti.

No hay comentarios: