3 may. 2009


Y yo, aquí, preguntándome el por qué de tu adiós que aunque el tiempo pasó, nunca comprendí.

No hay comentarios: