3 jul. 2009

El amor te cambia. Te cambia la rutina, la forma de ser, la forma de pensar, la forma de sentir. Hace que lleguemos lejos, que volemos, que soñemos, que imaginemos. Logra borrar malos recuerdos, aparta lo malo. Acerca lo bueno. Cuando es correspondido, disfrutamos. Cuando no, lloramos, sufrimos. Pero, lo peor es cuando es correspondido para uno de los dos. Cuando sólo uno de los dos siente amor. O cuando después de amarse mutuamente; el amor se acaba y sólo uno ama. ¿Por qué? ¿Cómo? ...Cómo pasó, nos amábamos? ¿Cuándo? ¿Dónde? Son preguntas que nos hacemos hasta quemarnos la cabeza pensando en eso. Pensamos, luchamos por volver. El amor nos hace ciegos, pero a su vez videntes y sabios. Ciegos, porque no vemos cosas esenciales, no vemos cosas que son importantes, dejamos de ver amigos, cambiamos toda la rutina por el amor, cambiamos cosas que queremos por amor. Videntes y sabios, porque vemos cosas que no vemos de otra forma. El amor es un sentimiento único, que no se cambia por nada. Vemos el mundo de diversas formas. Somos sabios, porque amamos, y cuando amamos arriesgamos, nos jugamos. Cambiamos cosas nuestras. Aprendemos.
El amor, nos da alas, nos da sueños, nos da los elementos para volar. Volamos, soñamos, imaginamos, sentimos -

No hay comentarios: