21 nov. 2009

De nuevo.


Me despierto pensando si te voy a ver; pero es inútil negarlo... Tú me estás atrapando otra vez.
Eres un ángel maldito, eres la dama mas cruel... Un arma de doble filo: contigo sólo puedo perder, tú me estás atrapando otra vez. Y aunque alguien me advirtió, nunca dije que no, y ahora tengo que esconder las heridas. Y ese pulso que jugué, porque quise lo perdí. ¡Nunca me podré alejar de ti! Te extraño cuando llega la noche; pero te odio de día. Después me subo a tu coche y dejo pasar la vida.
Debería dejarte, irme lejos, no volver...

No hay comentarios: