27 oct. 2010

Te regalo mi cintura, y mis labios para cuando quieras besar. 

Te regalo mi locura, y las pocas neuronas que quedan ya.
Los zapatos desteñidos, el diario en el que escribo. 
TE DOY HASTA MIS SUSPIROS, PERO NO TE VAYAS MÁS.

No hay comentarios: