15 jul. 2011

El destino no está escrito....

La ley física nos dice que a toda acción le sigue una reacción y la ley metafísica nos dice lo mismo: que a toda causa le sigue un efecto.
Nada sucede por casualidad.
Hay siempre una relación entre todo lo que ha ocurrido y lo que seguirá ocurriendo. A partir del conocimiento de esta ley, esa incomprensible fuerza llamada azar, ha sido abolida por la razón.
A través de la Ley de la Generación creamos con nuestra mente pensamientos positivos o negativos, que generarán causas positivas o negativas, creando efectos positivos o negativos en nuestras vidas y entorno físico, emocional y mental. Lo que sembremos (causas), cosecharemos (efectos).
A toda causa le sigue un efecto del mismo signo.
Si sembramos maíz, cosecharemos maíz, no trigo.
Esto es elemental y bien conocido por todos nosotros en el plano físico. De la misma manera, en los planos superiores como el mental y el emocional se suceden los efectos generados por causas mentales y emocionales. Un pensamiento de paz cosechará cientos de estados de paz.
De igual forma, un pensamiento de odio, cosechará cientos de odio. Conocer a fondo esta ley, nos protegerá de nosotros mismos, puesto que somos los generadores de nuestro destino.

1 comentario:

Orne dijo...

que linda entraaaaada, me encanta.