15 nov. 2011

¿Deja que haya amor?

Tal vez no lo digo, pero te extraño. Tal vez el orgullo me bloquea cualquier número tuyo, cualquier contacto con vos, pero quiero hablarte. Tal vez te odie, pero conservo todos los recuerdos buenos. Estoy en ese período en el que te extraño pero no quiero saber de vos, y quiero estar con vos, me hacés falta, pero no tengo ganas de sufrir, ni de pelear. No quiero promesas para que después se rompan, ni quiero vueltas. Quiero estar con vos, pero distinto a lo que eramos. Siendo solamente lo bueno, y mejor. Pero vos no, y tengo que aprender a convivir con eso. Vivo para amarte, y te amo para dejarte ir. Aparentemente vivimos todo lo que teníamos que vivir juntos, nos amamos. Y ahora es el tiempo en el que hay que demostrar si es verdadero ese amor: tengo que arriesgar mi felicidad por la tuya, TENGO QUE DEJARTE IR.
Confiando en que el que se va sin que lo echen vuelve sin que lo llamen, él va a volver, y ahí es cuando vamos a haber entendido que nos amabamos de verdad, y quién dice no? El amor cuando es verdadero, es eterno.
Me encantaría que vuelvas, y volver a amarnos, no quiero un final felíz, quiero una historia sin fin.

No hay comentarios: