7 nov. 2011

Recordar, es volver a pasar por el corazón, y revivir ese momento...

Caminar, pasar con el auto, pasar con amigas, amigos, o como sea, pasar por esos lugares en los que estabamos juntos, en los que pasaron cosas que sólamente nosotros sabemos. Secretos, cosas que sólo nosotros entendíamos. Risas, llantos, peleas, gritos, vueltas, abrazos, histeria, pasión. Y pienso en las cosas pendientes que nos quedaron, cosas que podríamos haber vivido, pero si no pasó fue por algo... Cambié, cambiaste, sin darnos cuenta, cambiamos sin querer... Vos antes que yo obviamente. Te diste cuetna de que no te ibas a dejar pasar por arriba, te hiciste rogar, te empezaste a encerrar en que lo que vos creías era asi, y nadie podía (ni puede) hacerte cambiar de opinión, claramente, creés tener razón en absolutamente todo. Pero dentro de lo que cambiaste, conservás la esencia de nene caprichoso, y me encanta. Yo aprendí a callarme, aprendí a valorarte, me di cuenta de que era una nena histérica, que al igual que vos, reía tener razón siempre, y cambié, pero mi histeria está ahí. Me mandé mil cagadas en este último mes... Y puedo decir que soy otra, no soy la de principio de año, no soy la que llora y se estresa por todo, no soy la que se rie de todo. No sé que soy, sólo sé que conservo la fé.
"La piel se cambia sola, no espera a nadie ni a nada"
Tal vez tomamos mil decisiones equivocadas, para crecer, para aprender... Y vos me hiciste dar cuenta de que todo valió la pena, hoy estoy tranquila porque sé que la peleé, y que la estoy peleando. Sé que a pesar de todo lo que nos paso y pasamos, vamos a estar juntos. No me pregunten de donde saco tanta fé, pero él está acá... Está presente, y no se va a ir por nada del mundo. Está acá, aunque no esté. Prometí amarlo eternamente, para siempre. Prometí no dejarlo, y me doy cuenta de que no puedo dejarlo ir. Hoy, me prometo a mí misma no olvidarlo, me doy cuenta de que si lo amo tengo que dejarlo ser. Y por ESTO siento que es distinto, siento que es ETERNO. Porque a pesar de no estar juntos, de no tener un título, de no verte, de tu AUSENCIA, no sólo que te espero, si no que sé que vamos a volver a encontrarnos.
Suena rarísimo, pero estoy tranquila, será por lo que me dijo una amiga:
"Tal vez no lo demuestra, pero te extraña"
y yo le contesté: Y cómo, pero el no nada, no sé nada de el, desapareció, nose. 
Ella dijo: "él me cuenta sus cosas",y murmuró "por algo te digo"
 ...Y ahí fue cuando recuperé la fé que estaba perdiendo. No estoy deprimida, ni estoy mal, no me pasa nada mas ni nada menos que las desesperadas ganas de verlo, sentirlo, abrazarlo, sentir que somos uno. Algo me dice y me hace pensar que lo nuestro es eterno; aunque me siento fría, siento que no soy yo y me falta la mitad. No, no voy a dejar de pensarte. Tampoco de sentirte; siento que cambié, que mi forma de ser es distinta. Y sabés qué? te lo agradezco...
"La ausencia no significa un olvido"
, dijiste. Y lo entendí cuando después de no hablar por una semana, te pensé todos los dias desde que me levanté hasta que me dormí.

No hay comentarios: