24 dic. 2011

Carta abierta desde muy adentro: Perdón.

Creo que nunca la había pasado tan mal, me estoy aburriendo como nunca... Estoy con "amigos" en la casa de mi abuela. ¿Por qué las comillas? Porque están jugando todos al truco, incluyendo padre y hermano, y yo quedé sola, sí, SOLA. Se acerca la navidad, y no voy a tener regalo. Todos alardeando sobre sus cosas, bla bla bla, y yo acá, creyendo que este era mi regalo, me pudro del aburrimiento mientras todos se divierten. Gracias a mis amigos, gracias a mi familia, por darme esta noche tan aburrida. En estos momentos es cuando lo extraño, y extraño su contención, sus abrazos, y me estoy poniendo en boluda.
Tengo que ponerme seria, me tengo que olvidar y dejar de decir pelotudeces.
(Esto, lo escribí mientras estaba con amigos en la casa de mi abuela)
Y llegué a la conclusión de que mi hermano detesta no poder resaltar, quiere ser él, osea, date cuenta que yo no voy a tus jodas con tus amigos a meterme entre ellos. ¡No invadas mi espacio si yo no te invado el tuyo! Detesto no poder hacer nada ante esto, porque a ver, si te quejás de los "muchos pesos al mes" no es problema mío que no te hayas calentado antes por conseguir ese turno, ni es problema mío que no te importe. Para vos esa plata la tenés, pero para mí no. Y el otro, apuesta un fernet grande con personas menores de edad, pero yo duermo en el piso. Pretendés ver con quién me junto... Perfecto, pero me sacás mi espacio, ¿y pretendés que sociabilice? No voy a sociabilizar nunca! Mamá me echa, me manda a mi pieza cuando está con sus amigas... Y papá viene a interrumpirme cuando estoy con MIS amigos. ¡Yo no voy a tus despedidas de fin de año a ponerme a joder con TUS amigos si no me invitás! Nunca me dejaste ir a tus despedidas, ni a tus partidos de fútbol, nisiquiera a acompañarte a hacer un reparto, y vos te metés con mis amigos. A ver, esto es así: IDA - VUELTA; es lo que me enseñaste vos. Vos me enseñaste que si querés recibir tenés que dar, y lo inverso. Y perdón por contestar mal, pero es inevitable. Es mi forma de no decirte las cosas. NO, te acabo de decir, y tal vez es el no que te tendria que haber dicho antes... Me molesta que las cosas sean así, y escribo acá porque es mi único desquite, necesito desquitarme sin que me escuchen. También me gustaría hacer una aclaración con respecto a la navidad y "mi regalo", cuando papá me preguntó que es lo que quería, le pedí una navidad sin peleas.Y a la vez lloro, porque entiendo que él tiene sus motivos y estoy repitiendos sus errores. Lloro porque EL no esta, porque la veo a mi abuela que aunque a veces me saque de quicio, porque sé que voy a pasar la navidad con gente que no me quiere, porque no me gusta la navidad y soy muy creyente, perdón Dios, perdón Jesús. Tal vez esto sea parte de que estoy muy suceptible, pero a la vez hace mucho tiempo que necesito decir muchas cosas, es la fecha, es el año, y no veo la hora de que termine esta etapa.
Sé que muchas de mis palabras, lastimarían principalmente a mamá y papá; a mis amigos, y a mi abuela que con tanto amor me prestó su casa, sé que soy egoísta, muy, al decir todo esto; pero es lo que siento, y necesito decirlo. Espero levantarme de mejor humor mañana. Besos.

2 comentarios:

Flooh dijo...

Hermosa entrada... La forma en que escribes me encanta. Espero que pases una felices fiestas :D Nos leemos :D

Maira F. Molina dijo...

Ay amiga.. Que feo lo que te pasa. No te sientas mal por los demás,ellos tienen en parte la culpa de lo que sentís. A veces necesitamos contención, que alguien venga y nos de un abrazo, que se den cuenta de los que nos pasa. En lo personal, soy una mina que cuando está mal más se esfuerza en aparentar que está muy feliz, a veces necesito que alguien se de cuenta que estoy aparentando, que simplemente venga y me diga "Che Mai, ¿Te pasa algo?" Pero nunca pasa. Quizás eso me daba mi ex a veces, notaba cuando exageraba y aparentaba esa felicidad para dar una pantalla...
Es horrible vivir en una casa donde no hay paz, donde se viven peleando. Yo particularmente lo odio. Y viví así mucho tiempo. Hay que ser pacientes, hay cosas que solo el tiempo puede solucionar. Si no es el caso, todo tiene solución y sino no es un problema, no te olvides.
Vos no has sido egoísta, y si lo fuiste no sos la única. Tu familia también lo ha sido con vos. "confianza" es la clave, hablalo con ellos, no está bueno que te invadan tanto. Yo ODIO que desconfíen de mí, de mis elecciones, de mis amistades, de lo que hago cuando salgo o lo que sea. Decí lo que te pasa, explícales que no te gusta lo que hacen y aclarales que te hicieron pasar mal la noche por sus actitudes sobreprotectoras. Está bueno que te cuiden, pero que no exageren a veces necesitamos "espacio".
Espero que te sirva amiga, ¡Mucha suerte!