30 abr. 2012

Mucha gente deja huellas, enseñanzas, buenos recuerdos, impresiones, alegrías, tristezas. Algunos entran, otros salen, y otros dan vueltas alrededor. 
Los que realmente se queden, serán quienes se quieran quedar, o simplemente, a los que el destino, te ponga en tu camino.
No te quedes atrás, no arrugués si una persona se va, si el destino lo aleja. Si tiene que volver lo va a hacer, pero nadie es indispensable para nadie. Sólo esas personas que con el tiempo, los años, y la confianza, se convierten en eso. Pero son pocos. No te confíes, simplemente, viví.

No hay comentarios: