25 nov. 2012

Dia 4.

Aflojé, pero sigo creyendo en que los buenos no ganan. A veces son aislados. Porque justamente el problema es la gente a quien no le molesta pisar cabezas, de los que se niegan a creer , de los que buscan la aceptación. Porque en definitiva, el no aceptado, se resigna. No es aceptado porque en algún punto de sí mismo, se acepta. El que no se acepta, es el que busca la aceptación, es el que sigue al viento, el que se distingue por pasar desapercibido, y ser una de las voces que niegan al "no aceptado".
Llegué a esta conclusión. Esto es todo lo que tengo. Yo , hoy por hoy, estoy más que tranquila. Sólo que ya no busco nada más que ser yo, y no que me acepten, si no, aceptarme yo a mí misma.

No hay comentarios: