20 nov. 2012

Mi sueño es la fina mezcla entre la risa y el llanto, poder mantener la calma para gritar cada tanto.
Aunque a veces no lo logre, voy a seguir intentando encontrar el equilibrio, o por lo menos no voy a dejar de buscar.
No ví partir a mi abuelo y sí vi llegar a mi hijo, me vi rompiendome el alma por situaciones que yo mismo elijo. Sentí el hielo de la muerte y el calor del pleno invierno. Perdí el miedo a la distancia de lo malo y de lo bueno.
Es privilegio del ser humano saber que nada, pero nada, fue en vano. Porque solo es privilegio del ser humano. Hay que saber aceptar que existen los dias magros, porque son el contrapeso de los que traen milagros. Ahora yo disfruto el verme parado, y es sólo porque supe soportar estar arrodillado.

No hay comentarios: