13 dic. 2012

No me importa nada, empecé una nueva etapa. Sin más pretextos, quiero gritar: ¡Soy felíz!

9 dic. 2012

Me sigo sorprendiendo de lo MIERDA que es la gente, de lo soretes que son las personas, de cuánta gente hay a la que le importa sólo sí mismo. Pero a la vez, me doy cuenta de que hay gente que sí vale la pena, que sí va a estar, y va a acompañarte. Me duele darme cuenta de que hay gente por la que pones fichas, cambias, mejoras, y aun asi, te siguen fallando, y demostrando que son una mierda. Yo no pretendo más nada de nadie, ni quiero escuchar más cosas. Y aunque este tipo de palos en la rueda me den ganas de tirar todo a la mierda, voy a seguir adelante, porque yo estoy para hacer feliz a los que quiero, no para seguir dandole el gusto a pelotudos que lo unico que pretenden es "pasarla bien", siendo que ese "pasarla bien" significa tomar hasta no saber quienes son, drogarse hasta saber menos, y de paso, cagar al de al lado. YO me preocupo por mí, todo bien. Pero estoy PODRIDA de este tipo de gente, y estoy podrida de ser la pelotudita. Si cagas te cagan, diria el karma. Pero la realidad es que si NO cagas primero , ahi te cagan. Me cansé de esta mierda, me cansé de que no me crean, y de fallarme a mi misma. Mis nervios me fallaron, me falle, llore, dije todo lo que tenia guardado. No llegue, no nada. Quisiera revertir todo, y que se vayan todos bien a la mierda. Quisiera ser mejor persona, pero no puedo ser mejor, o si, no se , estoy tan rara. Y no, ya no quiero ser felíz. Quiero solamente que quienes quiero lo sean. 

7 dic. 2012

Quisiera a veces ser más como antes. Más que sacar lo que me pasa, más de decir que me pasa, y llorar hasta cansarme. Desarmar la carcaza y tirar todo al carajo, llorar desconsoladamente y que alguien me diga que va a estar todo bien, por más que las cosas no cambien.
Pero en este último tiempo aprendí a ser independiente, a levantarme sola, a callarme cuando debo hacerlo, a no prestar atención a las cosas que tienen la capacidad de hacerme mal, a no engancharme en boludeces. Soy felíz, como estoy? No sé, ni lo creo. Me cuesta encontrar la felicidad. Pero acá estoy, peleando, por mí, por nadie más que yo.