8 mar. 2013

That was when i moved the world.

La vida es "dura", "lastima". Hasta que te das cuenta de que es una prueba, para ser cada vez más fuerte. Hasta que te das cuenta de que en realidad SÍ podes tropezar dos veces con la misma piedra. Hasta que te das cuenta de que realmente sí podes vivir con ese "dolor" y ser felíz igual.
Y llega el día en que te das cuenta de que el "fracaso" no es fracaso, si no que es una oportunidad. El fin de una etapa, el principio de otra.
¿Alguien puede creer que me pasó de nuevo que me dejen por otra? Querer a alguien implica eso? Me abro a querer, y me vuelven a descepcionar igual. Estoy cansada de eso.
Pero... ¿qué voy a hacer, tirarme a llorar? ¿Deprimirme? Ni eso, ni comer hasta cansarme, ni no comer por dias, ni no querer salir de mi casa, ni salir de joda y tomar hasta perder la conciencia, ni un cigarrillo, ni NADA de esa mierda me va a sacar de eso. La solución es seguir intentando. Es SABER que puedo llegar a sufrir, y ser cada vez más fuerte. NO PERMITIR QUE NADIE ME LASTIME.
LA SOLUCIÓN ESTÁ EN SALIR SOLA DE ESTA. COMO ENTRÉ. SOLA. Tal vez con la ayuda de la gente que quiero. Pero en la vida siempre vas a estar sola. Esto es un tanto egoísta, pero me fortalece. Saber que soy un individuo, que en la vida estoy primero YO, después los demás. Si no me quiero NADIE me va a querer. Y es así.
Y toda la fuerza que adquirí en este último tiempo me da fuerza, ganas, garra. TODO.
"Hoy me siento que puedo hacer todo, hoy la luna me invita a seguir"
"That was when i moved the world" dice viva la vida. Y sí, esto es cuando moví el mundo, MI mundo. Cuando hice un giro de 180° por mí, por mi bien. Por MIS objetivos. Cuando decidí dejar de dar por un tiempo, para poder ser mejor.

No hay comentarios: